domingo, 7 de octubre de 2012


CRIPSIS
         Que llueva. Que llueva. Y que las gotitas tibias, adoloridas, se deslicen presurosas, desapercibidas, junto a las otras; con el suspiro cargado del olor a tierra mojada. Para que pueda mirarte y sonreír…