lunes, 24 de junio de 2013

Un agujero. Fragmentos del interior


        Es extraño… He deshonrado a la lluvia. No he sido capaz de ofrecerle al menos una lágrima de tinta. Qué vergüenza. Cuando llueva otra vez,  pondré a dormir este yo miserable y atareado que me inhibe y no me deja sentir. Mientras tanto, seguiré buscando un agujero entre las gentes para hundir ese yo que tanto duele…
 

1 comentario:

Ana María dijo...

Las gaviotas han volado, desde el mar en calma al cielo azul....

Bello tu blog, tus palabras, tu decir....
Abrazo grande...
Ana Maria Real